miércoles, 13 de agosto de 2008


Hermanos

Dijo Confucio: "Leer sin meditar es una ocupación inútil".  Hoy, en el evangelio de San Mateo (capítulo 18, versículos 15 al 20)  se nos invita a no estar solos, a 'ganar hermanos'.  Así el propio Dios escucha fuerte nuestra voz:  cuando la unimos a la de los demás pidiéndole lo mismo.  Me acuerdo de muchas personas con las que comparto la fe, con las que no tengo más relación que esa, y me ayuda tanto saber que unido a ellas Dios pone atento su oído como nunca...  Eso me une más a ellas.  Y en un mundo en que somos capaces de tratar a los 'desconocidos' como hermanos, hay esperanza.

2 comentarios:

LAURA dijo...

Cada día le doy GRACIAS al Padre por tenerte como HERMANO en la fe...hermano en Cristo...
Un besico. LAURA

juanaino dijo...

Gracias Laura, eres la primera en dejar un comentario... y no podía ser mejor. De verdad que doy gracias a Dios por "habernos criado y juntado". Y es que cuando Él es el que une, no hay mejor relaciones públicas. Un beso.