lunes, 9 de agosto de 2010

Almas y gorriones

ferruiz
Un 9 de agosto de 1942 murió Edith Stein, filósofa alemana, de origen judío, cristiana conversa a los 30 años, monja carmelita a los 42...  Murió gaseada por los nazis...  En 1997 fue declarada santa patrona de la Europa orgullosa de su conocimiento, por ser buscadora de la verdad que da vida al alma, porque sin la verdad se vive a medias, a oscuras, por no decir que no se vive, porque somos algo más que cuerpos animados...

Hoy leo cómo he de mirarme el alma -además del cuerpo- para saber si 'vivo';  porque la vida que se me ha dado es 'incomparable' ante cualquier otra criatura del Universo:  sea la inocencia de los gorriones... sea la gloria de las estrellas... -de los que tampoco se olvida el Padre del cielo-.

El descanso es 'vital', se me ha dado para revisar mi 'vitalidad', recordarme esa dignidad, y poder recordársela a otros.

Tiempo de recordar, de reafirmar, de tener ilusiones;  sin ser un iluso, porque el camino es de piedras... Pero se me dice que no tenga miedo... siempre que tenga viva el alma, unida al que es la Vida, al que acabó por descubrir Edith en su dramática búsqueda...


1 comentario:

ju dijo...

Esto es algo redundante, pero... yo mismo me comento el post...
Recordaba, después de escribirlo, aquella famosa clase de Blade Runner (la película), en la que, poco antes de 'morir', el androide se lamenta de "perderse, como las lágrimas entre la lluvia"...
Precisamente, el cuidado de Dios por cada uno (aunque tengamos que abrir bien los ojos para verlo) desmiente ese temor...